De Rebajas en el Transporte

2.3.09 |


Para los exportadores e importadores es tiempo de aprovechar el momento en que se encuentra el mercado de fletes marítimos y aéreos donde desde el verano pasado y en un fortísimo movimiento pendular los precios están llegando a unos niveles significativamente bajos.

Y es que los armadores y compañías aéreas ante el descenso del volumen de operaciones están aplicando la misma receta que las grandes cadenas comerciales: Las rebajas.

Lo anterior sumado a la mayor supervisión de las autoridades de defensa de la competencia en cuanto a los recargos aplicados sobre los fletes, la prohibición en la UE de acuerdos de precios de las conferencias marítimas y la caída del precio del combustible está haciéndonos ver unos fletes totales, incluidos recargos, realmente bajos. Valga de referencia la evolución del BAF que en la importación marítima desde Asia a España ha pasado de unos 800 USD por TEU que en septiembre de 2008 aplicaban todas las navieras a los valores actuales que oscilan en el entorno de los 300 USD, dependiendo de la naviera. Solo este factor significa una bajada de 1.000 USD para el contenedor de 40 pies, en cuatro meses.

Pero es que este año, a pesar de estar en las fechas previas a las fiestas del Año Nuevo chino, no solo no se ven recargos por “peak season” si no que los precios de los fletes base bajan tanto que parecen incompatibles con la rentabilidad operativa de las compañías navieras.

Para intentar resolver ese problema las navieras están realizando una serie de retiradas de buques en el servicio Asia/Europa que, en su conjunto, puede suponer una bajada de capacidad de carga de aproximadamente un 25% por lo que es previsible que en el segundo trimestre del año se hayan terminado las rebajas y veamos un repunte de los precios. Pero claro, todo dependerá si para ese momento los envíos a Europa no continúan descendiendo y se mantiene la sobrecapacidad.

La buena noticia es que también bajan los precios de fletes de salida desde España en un momento en que la exportación está dando síntomas de una fortaleza que lleva la balanza comercial exterior española hacia posiciones de superávit.

Un gran éxito si no fuera porque esa posición también se asienta en la bajada de las importaciones debido a la caída del consumo interior. En cualquier caso sería importante trabajar porque esa tendencia hacia el superávit se consolidara y que a la salida de la crisis hubiéramos sabido aprovechar la situación.

Fuente : Jesus Cuellar

0 comentarios:

Publicar un comentario