DesAires en el Aeropuerto de Ciudad Real

7.12.16 |

 

  G3A una de las empresas que pactó con CRIA la compra del aeropuerto de Ciudad Real amenaza con los tribunales 
 
 
La ídilica foto con la que sellaba el pacto entre el adjudicatario del Aeropuerto de Ciudad Real, CR Internacional Airport ( CRIA ), y sus dos socios con los que acordó la puesta en marcha de la infraestructura, Global3Aéreo ( G3A )y Grupo Orden 12, ha tardado poco más de siete meses en quedar hecha añicos. Lo que el pasado 15 de abril eran caras de satisfación y alabanzas a un proyecto que ponía sobre la mesa una inversión multimillonaria, de nada más y nada menos que 579 millones de euros, promesas de generación de más de 7.700 empleos, ha dejado paso en noviembre a una sombra de incertidumbre que se cierne sobre un proyecto que llama de nuevo a las puertas de la justicia. Miguel Ángel Castel, Director Ejecutivo de GlobalAéro, con sede en Teruél, anunció a La Tribuna que está valorando “con mucho detalle, como actuar para defender y reclamar legalmente, posiblemente con una querella penal, lo que nos corresponde y lo que se ha pactado” esto es, la vigencia del reparto primero entre los tres socios del aeropuerto “ se habló de que íbamos a tercios “ y, tras la salida de Grupo Orden 12 del proyecto, de un acuerdo de socios entre las dos sociedades que quedaban que, sin embargo, nunca ha llegado a materializarse en un documento.
 
Castel reconoce que su grupo hasta la fecha, no ha puesto ni un duro en la infraestructura, en suspensión de pagos desde el mes de junio de 2010, y a la venta otros más de dos años, aunque avanza eso si, que con el apoyo de “ inversores y la industria” están trabajando ya “ para el día 1 de Mayo del 2017 presentar una oferta de compra directa en el momento en el que él incumpla “.

Él es Rafael Gómez Arribas, uno de los tres principales accionistas de la empresa CR Internacional Airport, y la fecha es la que aparece marcada en rojo en el calendario que decide el futuro más inminente del Aeropuerto. Para entonces, CRIA deberá haber puesto sobre la mesa del juzgado de lo Mercantil de Ciudad Real el dinero que le quede por pagar hasta sumar los 56,2 millones de euros que fueron aceptados por el juez Carmelo Ordónez para adjudicarles el aeropuerto de manera provisional en abril. En G3A, que en esa subasta llegó a ofertar 100.000 euros menos que CRIA, entienden que estos no van ha poder materializar esa compra y acusan a Gómez Arribas de negarse a firmar el acuerdo de socios repetidamente y dejarles así “en la cuneta“. “ Queremos que se respete lo pactado , queremos tener la posibilidad de estar donde estábamos y en las condiciones que siempre se han dicho y reconocido. No queremos dinero y no es una pataleta de un niño pequeño “.

Achaca ese cambio de postura a su ignorancia y atrevimiento y a que desconoce dónde está metido, porque no concreta nada, índica Castel, cuya intención es traladar a Ciudad Real un proyecto de parque aeroespacial similar al que en su día planteó para el Aeropuerto de Teruel en 2014 pero que no llegó a concretarse.
 
Castel reconoce que su grupo hasta la fecha, no ha puesto ni un duro en la infraestructura, en suspensión de pagos desde el mes de junio de 2010, y a la venta otros más de dos años, aunque avanza eso si, que con el apoyo de “ inversores y la industria” están trabajando ya “ para el día 1 de Mayo del 2017 presentar una oferta de compra directa en el momento en el que él incumpla “.

Él es Rafael Gómez Arribas, uno de los tres principales accionistas de la empresa CR Internacional Airport, y la fecha es la que aparece marcada en rojo en el calendario que decide el futuro más inminente del Aeropuerto. Para entonces, CRIA deberá haber puesto sobre la mesa del juzgado de lo Mercantil de Ciudad Real el dinero que le quede por pagar hasta sumar los 56,2 millones de euros que fueron aceptados por el juez Carmelo Ordónez para adjudicarles el aeropuerto de manera provisional en abril. En G3A, que en esa subasta llegó a ofertar 100.000 euros menos que CRIA, entienden que estos no van ha poder materializar esa compra y acusan a Gómez Arribas de negarse a firmar el acuerdo de socios repetidamente y dejarles así “en la cuneta“. “ Queremos que se respete lo pactado , queremos tener la posibilidad de estar donde estábamos y en las condiciones que siempre se han dicho y reconocido. No queremos dinero y no es una pataleta de un niño pequeño “.

Achaca ese cambio de postura a su ignorancia y atrevimiento y a que desconoce dónde está metido, porque no concreta nada, índica Castel, cuya intención es traladar a Ciudad Real un proyecto de parque aeroespacial similar al que en su día planteó para el Aeropuerto de Teruel en 2014 pero que no llegó a concretarse.
 
El responsable de G3A habla de conversaciónes con CRIA mantenidas estos meses para sindicar acciónes en un momento inicial, en el periodo de los tres socios, o la existencia de un requerimiento judicial a inicios de agosto en los que desde su grupo se le decía a CR Internacional Airport que tenían “ listos “los inversores de la primera ronda “ con 1,7 millones de euros para poner ántes del 15 de agosto “, fecha en la que debían de cumplir con el 5% del aval obligatorio del aeropuertoe incluso con una partida para empezar a movernos a nivel comercial. Todo supeditado a la firma de pacto de socios, porque no íbamos a entrar poniendo el dinero a la buena de Dios”, explica Castel, que se refiere al proyecto de CRIA como poco viable para el futuro del Aeropuerto de Ciudad Real, ligado a la construcción y el tráfico de pasajeros y carga.

De hecho, del proyecto poco más se sabe. Gómez Arribas reconocía este verano que no acudió al proceso de compra del aeropuerto para dedicarlo, fundamentalmente, al “uso industrial y cargero”, sin excluir su uso para el pasaje, que debería de tener, a su juicio, un volumen de negocio muy reducido, con un máximo de 850 operaciónes de carga al año y la posibilidad de transportar 10.000 pasajeros al año, aunque en G3A aseguran que, por ahora, ese proyecto se sustenta en apenas “dos folios, en los que se explica el gran aeropuerto que hay”, sin un modelo de negocio claro.

Eso si, hasta el momento CRIA si está cumpliendo con las condiciones fijadas por Ordoñez en su auto de adjudicación. Completó ántes del 15 de agosto el pago del aval y desde el 1 de mayo se ha hecho cargo de los actuales gastos de mantenimiento, seguridad, limpieza y personal del aeropuerto, en total, unos 100.000 euros mensuales.

Fuentes de la empresa niegan que “haya o exista un acuerdo susbrito con terceras empresas”. 
Fuente :  La Tribuna de Ciudad Real  Domingo 27 de Noviembre de 2016

0 comentarios:

Publicar un comentario